Salvemos o “Mar Menor”

Recebo um correio de umha das minhas irmãs residentes em Cartagena, Mercedes, no que me pede que assine umha petiçom on-line á “consejera de medio ambiente de la Comunidad de Murcia” com o cabeçalho deste entrada onde se demanda que se tomem medidas urgentes para eliminar os verquidos á rambla do rio El Albujón, resíduos que provenhem dos restos das desalgadoras (salmoiras) ocultas e ilegais, dos excedentes de água de rego agrícola e de pneumáticos, plásticos de invernadoiros, sacos de abono e um feixe mais de merda humana e detritus urbanos que, tras percorrer 42 kilómetros, chegam até a praia de Bocarambla, no Mar Menor onde está a matar todo resto de vida desta lagoa litoral (de água salgada) do Campo de Cartagena.

12/05/2016 Rambla de El Albujón á altura da estrada de La Palma con Torre Pacheco

12/05/2016 Rambla de El Albujón á altura da estrada de La Palma con Torre Pacheco

Nom som eu de participar nestas petiçons mas que nada porque nom confio o mais mínimo nos políticos que nos governam e muito menos que fagam caso destas petiçons, dado que, se quigeram satisfaze-las, teriam que começar por rematar com o sistema económico que produze tais barbaridades ecológicas, e isso nom vam faze-lo; como muito gastarám ingentes quantidades do dinheiro de todas nós para instalar depuradoras que poidam minimizar tal impacto pero o problema de fundo seguiria sendo o mesmo. Como muito algumhas petiçons de tipo humanitário-caritativo tenhem certa sona e éxito nestas plataformas on-line, mas as que atingem a questons económicas e de sentido comum, vam seguir dependendo de que o negócio é o negócio e a vida das espécies animais e vegetais nom é prioritária, nem sequer a humana quando há dinheiro de por médio. Mas pese a isso assinei e publico esta entrada para que se conheça o que se está a passar naqueles lugares onde a água é um bem escaso e um negócio, onde a água de rego procede de atividades económicas e de resíduos urbanos como nutrientes, pesticidas, hidrocarburos aromáticos policíclicos, fármacos e produtos de coidado e higiene persoal; e onde os cauces dos rios estám secos e cheios de sólidos urbanos e outras merdas a maior parte do ano e tudo isso junto, vai chegar ao Mar Menor produzindo a morte de toda vida e convertindo o banho num perigo para a saude.

Mapa-de-la-rambla-ok Eu lembro quando pequeno, na escola, nos ensinavam a geografia e os modos de vida tradicionais de cada regiom do que, na altura, era “España una y no cincuenta y una”, e como eu (que nascim em Cartagena e residia em Ferrol) enchía-me de orgulho quando falavam da minha terra de nascemento como de “la Huerta de España” pola sua riqueza agrícola e a qualidade e gram sabor dos seus produtos. Mas quando voltei ao lugar onde nascera, já maior, comprovei que todo aquilo era cousa do passado, dum passado recém na realidade, mas a verdade é que as hortas e a sua gram variedade de cultivos deram passo a grandes extensons de monocultivos de limoeiros, laranjos, alcachofas, pimentos,… e agora as águas de rego cheiram a merda e os rios só chegam ao mar na época das grandes chuvas quando seus cauces, cheios de restos da atividade humana, som desbordados e provocam grandes riadas que anegam campos, vilas e cidades. Isso sim, para manter com água campos de golf e piscinas privadas, si que há.

A tal efeito a minha irmá remitiu-me tamém um artigo publicado num jornal murciano, do que vos extraio estas palavras da gente do lugar e das suas lembranças de quando cativas:

Víctor Manuel León, investigador titular do Instituto Español de Oceanografía (IEO) todavia lembra como «corría como un poseso en busca del chambilero cuando asomaba con su moto por la playa de Bocarambla, equipado con una lechera para mantener fríos los ‘chambis’ de vainilla». «Con 7 años disfrutaba de esta playa. Se extendía desde el antiguo camping de Cartagonova hasta Los Urrutias y venía mucha gente: era una zona buena de baño», «En la playa de Bocarambla se cogían caballitos de mar con el cubo de arena», e a sua compa do IEO, Elena Barcala confirma que nos anos oitenta «había una población estable en la laguna, pero desde 2009 están próximos a su desaparición»

Pedro Gómez, vizinho de Fuente Álamo no bairro da Fuensanta, pegado a um dos margens da rambla de El Albujón «Hace tres años, con las lluvias torrenciales se desbordó el cauce y vino la Guardia Civil a evacuar casas», «a mí no me sacaron porque pusimos sacos de arena. ¡Pero los contenedores acabaron en los bancales de limoneros!». «Vivo aquí hace quince años y la rambla se sigue desbordando porque los agricultores hicieron un camino».

«Hay un mercado negro con el agua desalada y el precio depende de la calidad del agua y de la energía empleada para extraerla», comenta desde o anonimato um engenheiro agrónomo, que trabalha no Campo de Catagena desde 1984. «Un agricultor tiene que atender a sus clientes y con las carencias hídricas que hay en la Región, a veces tienen que recurrir al agua del subsuelo». «El agua que se extrae del subsuelo tiene niveles altísimos de salinidad, pero se genera un 25% de agua de rechazo y un 75% es aprovechable para el riego». «Lo habitual es hacer agujeros y pozos, de 15 a 20 centímetros de diámetro, para que no se vean, y verter el rechazo». O problema é que essa salinidade «se concentra en el subsuelo y el rechazo llega a los acuíferos». Essas águas acabam filtrándo-se a El Albujón e a rambla as conduce ao Mar Menor. O ciclo contaminante repite-se e denúncia que «la Comunidad Autónoma no pone en marcha el salmueroducto de Fuente Álamo a San Pedro del Pinatar. Eso permitiría gestionar las salmueras y evitaría estas prácticas, porque esto parece Mozambique».

«Los plásticos, con la acción de los rayos ultravioleta, se atomizan y fragmentan y cuando llegan al Mar Menor acaban en la superficie, en los fangos y en la cadena alimenticia», alerta Rubén Vives, de Ecologistas en Acción. «El Albujón es un cadáver ambiental». As filtraçons e fugas tamém favorecerom a proliferaçom de atriplex (australiana) e zygophyllum fabago (africana), «son especies exóticas e invasoras, que aparecen porque el medio está alterado»

«El agua de la playa ha pasado de azul cristalina a verdosa y, ahora, marrón», precisa Tomás Hernández, vicepresidente da Asociación de Vecinos de Los Urrutias. Tomás é testemunha passo a passo dos efeitos de El Albujón na lagoa «¡Nací en la orilla de San Javier en 1953!» «En este punto se concentran los vertidos de la rambla, se descomponen y producen gas metano. Es un olor repugnante». «Cuando yo era un niño el agua era transparente y corríamos detrás de los caballitos de mar. Hoy en día, si ves un cangrejo es porque se marcha corriendo de aquí».

Assim pois há motivos abondo para reclamar umha atuaçom inteligente sobre El Albujón, mas pedir-lhe algo inteligente a umha vividora da política no sistema capitalista onde prima o dinheiro por riba da vida, crio que é muito pedir. De todas, desde aqui o meu apaluso pola minha irmã polo seu inconformismo e seu ánimo de luita pola vida.

——————-

Salvemos el “Mar Menor”

(en castellano para facilitar la lectura y comprensión para la gente de allá)

Recibo un correo de una de mis hermanas residentes en Cartagena, Mercedes, en el que me pide que firme una petición on-line a la “consejera de medio ambiente de la Comunidad de Murcia” con el titular de esta entrada donde se demanda que se tomen medidas urgentes para eliminar los vertidos a la rambla del río El Albujón, residuos que provienen de los restos de las salmueras ocultas e ilegales, de los excedentes de agua de riego agrícola y de neumáticos, plásticos de invernaderos, sacos de abono y un montón más de mierda humana y detritos urbanos que, tras recorrer 42 kilómetros, llegan hasta la playa de Bocarambla, en el Mar Menor donde está a matar todo resto de vida de esta laguna litoral (de agua salada) del Campo de Cartagena.

12/05/2016 Rambla de El Albujón a la altura de la carretera de La Palma con Torre Pacheco

12/05/2016 Rambla de El Albujón a la altura de la carretera de La Palma con Torre Pacheco

No soy yo de participar en estas peticiones mas que nada porque no confío lo más mínimo en los políticos que nos gobiernan y mucho menos que hagan caso de estas peticiones, dado que, si quisieran satisfazerlas, tendrían que comenzar por acabar con el sistema económico que produce tales barbaridades ecológicas, y eso no lo van a hacer; como mucho gastarán ingentes cantidades de dinero de todas nosotras para instalar depuradoras que puedan minimizar tal impacto pero el problema de fondo seguiría siendo el mismo. Como mucho algunas peticiones de tipo humanitario-caritativo tienen cierta fama y éxito en estas plataformas on-line, pero las que atienden a cestiones económicas y de sentido común, van a seguir dependiendo de que el negocio es el negocio y la vida de las especies animales y vegetales no es prioritaria, ni siquiera la humana cuando hay dinero de por medio. Pero pese a eso firmé y publico esta entrada para que se conozca lo que está pasando en aquellos lugares donde el agua es un bien escaso y un negocio, donde el agua de riego procede de actividades económicas y de residuos urbanos como nutrientes, pesticidas, hidrocarburos aromáticos policíclicos, fármacos y productos de cuidado e higiene personal; y donde los cauces de los ríos están secos y llenos de sólidos urbanos y otras mierdas la mayor parte del año y todo eso junto, va a llegar al Mar Menor produciendo la muerte de toda vida y convirtiendo el baño en un peligro para la salud.

Mapa-de-la-rambla-ok Yo recuerdo cuando siendo pequeño, en la escuela, nos enseñaban la geografía y los modos de vida tradicionales de cada región de lo que, en ese momento, era “España una y no cincuenta y una”, y como yo (que nací en Cartagena y residía en Ferrol) me llenaba de orgullo cuando hablaban de mi tierra de nacimiento como de “la Huerta de España” por su riqueza agrícola y la calidad y gran sabor de sus productos. Mas cuando volví al lugar donde nací, ya mayor, comprobé que todo aquello era cosa del pasado, de un pasado reciente ciertamente, pero la verdad es que las huertas y su gran variedad de cultivos dieron paso a grandes extensiones de monocultivos de limoneros, naranjos, alcachofas, pimientos,… y ahora las aguas de riego apestan a mierda y los ríos solo llegan al mar en la época de las grandes lluvias cuando sus cauces, llenos de restos de actividad humana, son desbordados y provocan grandes riadas que inundan campos, pueblos y ciudades. Eso si, para mantener con agua campos de golf y piscinas privadas, si que hay.

A tal efecto mi hermana me remitió también un artículo publicado en un periódico murciano, del que vos extraigo estas palabras de la gente del lugar y de sus memorias de cuando eran pequeñas:

Víctor Manuel León, investigador titular del Instituto Español de Oceanografía (IEO) todavía recuerda como «corría como un poseso en busca del chambilero cuando asomaba con su moto por la playa de Bocarambla, equipado con una lechera para mantener fríos los ‘chambis’ de vainilla». «Con 7 años disfrutaba de esta playa. Se extendía desde el antiguo camping de Cartagonova hasta Los Urrutias y venía mucha gente: era una zona buena de baño», «En la playa de Bocarambla se cogían caballitos de mar con el cubo de arena», y su compañera del IEO, Elena Barcala confirma que en los años ochenta «había una población estable en la laguna, pero desde 2009 están próximos a su desaparición»

Pedro Gómez, vecino de Fuente Álamo en el barrio de la Fuensanta, pegado a uno de los márgenes de la rambla de El Albujón «Hace tres años, con las lluvias torrenciales se desbordó el cauce y vino la Guardia Civil a evacuar casas», «a mí no me sacaron porque pusimos sacos de arena. ¡Pero los contenedores acabaron en los bancales de limoneros!». «Vivo aquí hace quince años y la rambla se sigue desbordando porque los agricultores hicieron un camino».

«Hay un mercado negro con el agua desalada y el precio depende de la calidad del agua y de la energía empleada para extraerla», comenta desde el anonimato un ingeniero agrónomo, que trabaja en el Campo de Catagena desde 1984. «Un agricultor tiene que atender a sus clientes y con las carencias hídricas que hay en la Región, a veces tienen que recurrir al agua del subsuelo». «El agua que se extrae del subsuelo tiene niveles altísimos de salinidad, pero se genera un 25% de agua de rechazo y un 75% es aprovechable para el riego». «Lo habitual es hacer agujeros y pozos, de 15 a 20 centímetros de diámetro, para que no se vean, y verter el rechazo». El problema es que esa salinidad «se concentra en el subsuelo y el rechazo llega a los acuíferos». Esas aguas acaban filtrándose a El Albujón y la rambla las conduce al Mar Menor. El ciclo contaminante se repite y denuncia que «la Comunidad Autónoma no pone en marcha el salmueroducto de Fuente Álamo a San Pedro del Pinatar. Eso permitiría gestionar las salmueras y evitaría estas prácticas, porque esto parece Mozambique».

«Los plásticos, con la acción de los rayos ultravioleta, se atomizan y fragmentan y cuando llegan al Mar Menor acaban en la superficie, en los fangos y en la cadena alimenticia», alerta Rubén Vives, de Ecologistas en Acción. «El Albujón es un cadáver ambiental». Las filtraciones y fugas también favorecieron la proliferación de atriplex (australiana) y zygophyllum fabago (africana), «son especies exóticas e invasoras, que aparecen porque el medio está alterado»

«El agua de la playa ha pasado de azul cristalina a verdosa y, ahora, marrón», precisa Tomás Hernández, vicepresidente de la Asociación de Vecinos de Los Urrutias. Tomás es testigo paso a paso de los efectos de El Albujón en la laguna «¡Nací en la orilla de San Javier en 1953!» «En este punto se concentran los vertidos de la rambla, se descomponen y producen gas metano. Es un olor repugnante». «Cuando yo era un niño el agua era transparente y corríamos detrás de los caballitos de mar. Hoy en día, si ves un cangrejo es porque se marcha corriendo de aquí».

Así pues hay motivos de sobra para reclamar una actuación inteligente sobre El Albujón, pero pedirle algo inteligente a una vividora de la política en el sistema capitalista donde prima el dineiro por encima de la vida, creo que es mucho pedir. De todas, desde aquí mi apaluso por mi hermana por su inconformismo y su ánimo de lucha por la vida.

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s